Si nos has estado siguiendo en el blog o en nuestras redes sociales sabrás que este año hemos decidido hacer un ranking de las mejores películas de terror un tanto distinto. Y por eso, queremos dejar la pelota en vuestras manos.

Estamos en el proceso de preparar y publicar cinco posts para ir analizando cuáles creemos que han sido los grandes éxitos de estos últimos doce meses en el panorama cinéfilo. En cada post se enfrentarán dos películas pero, como estamos convencidos de que cada uno de vosotros tendréis vuestros favoritos, vosotros vais a tener la última palabra. Luego, cuando ya solo queden 5 títulos, tendréis que votar para decidir la película del año y a partir de vuestros votos publicaremos vuestro ranking del 10 al 1.

Hoy toca dos películas que, lamentablemente, solo hemos podido disfrutar en pocos cines en España pero que se han disfrutado al máximo en el circuito festivalero. Sin más preámbulos, vamos a empezar con RONDA 3:

MANDY vs REVENGE

MANDY

PROS:

Nicolas Cage nos regala una de las mejores actuaciones de su carrera: simultáneamente reservado y exagerado. Mientras que los fans de Cage le quieren por sus momentos más maníacos, Cosmatos utiliza su energía de manera inteligente reservándola para la segunda mitad de la película, para crear mayor impacto. El tono se establece ante todo y el contraste entre el personaje de Red al principio de la película y al final es muy impactante.

– De alguna manera MANDY invoca sentimientos de nostalgia y también el asombro de ver algo totalmente nuevo y fresco. Cosmatos ha creado una dimensión alternativa y nos abre un portal hacia este nuevo universo a través de su historia. Es un triunfo tanto del género cinematográfico como del arte; una ventana a la mente de un artista sin ningún tipo de filtro.

– Esta fue una de las últimas bandas sonoras de Johann Johannsson que lamentablemente falleció este año. Afortunadamente, es una de las mejores obras de su carrera, mezclando exuberantes paisajes sonoros electrónicos con melodías de guitarra de “doom metal”. La combinación de la música y los elementos visuales crean una experiencia abrumadora para los sentidos; una experiencia frenética pero gratificante para los ojos y los oídos.

CONTRAS:

– Cosmatos dedica casi media hora de la película para ambientar su historia, y otros treinta minutos para llegar hasta el desenlace, pero tampoco hay nada particularmente reseñable de los personajes de la película. Como consecuencia, Cosmatos tiene que sacar lo máximo posible de las relaciones interpersonales para involucrarnos en la película. Esto es especialmente cierto en el caso de la propia Mandy. Andrea Riseborough hace todo lo que puede para darle al personaje una vida y un pasado distinguido, pero da la sensación de que sus esfuerzos están malgastados en el gran esquema de las cosas.

Películas sobre cultos ya son muchas, sobre todo últimamente, por lo que si alguna quiere destacar, necesita tener algo contundente que decir. Mandy usa su culto como una muleta, presentándolo solo como antagonista de Cage sin esforzarse demasiado en contextualizar la psicología, las creencias y las motivaciones de sus miembros.

– El apartado audiovisual es interesante y Nicolas Cage está aceptable, pero esto no es suficiente para compensar la cantidad de excesos, caprichos e incoherencias que presenta la historia, además del alto grado de vacuidad que lo impregna todo.

 

 

REVENGE

PROS:

– La venganza que vemos en REVENGE no es tanto una deconstrucción de la fórmula de las cintas de “rape & revenge”. Es, en cambio, la encarnación de los pequeños aspectos positivos que las críticas feministas han encontrado en el género. Como ocurre en muchos de los thrillers sobre la violación y la venganza, la ropa de Jen se vuelve aún más escasa cuando le toca vengarse, pero esta vez representa una afirmación de autocontrol, en vez de simplemente mantener el típico elemento provocador de principio a fin, (ofreciendo a su público no solo una imagen de inocencia sino también dominancia seductora).

La actuación de Lutz es sublime, pasando de la amante coqueta a la víctima asustada a la violenta fantasía de la furia feminista. Y luego, el uso de tanta visceralidad extrema explota el dolor de Lutz de una manera muy visual. Ella está destrozada pero no rota, transformada pero triunfante. Subestimada pero luego resucitada. Es una Final Girl, feroz y desafiantemente femenina, que hace de REVENGE un thriller fascinante, provocativo e inolvidable.

El último enfrentamiento en particular (escopeta, hombre desnudo, film transparente) logra lo que otros thrillers de “rape & revenge” consiguen, demostrando claramente lo que Fargeat tiene para ofrecer el subgénero que la gran mayoría de los directores masculinos no pueden.

CONTRAS:

– La película no sabe exactamente lo que quiere ser. La venganza se desarrolla en un espacio algo contradictorio, en una localización posicionada entre lo serio y lo cómicamente extravagante. La violencia en REVENGE no es en absoluto realista, y aunque esos momentos exagerados son muy disfrutables, al final quitan parte de la fuerza de la película y el dilema de la protagonista.

– Aunque REVENGE, como una historia sobre una víctima de violación, trata de criticar la objetivación de la mujer, acaba objetivando a su protagonista a la vez. La cámara a menudo enfoca en el cuerpo semi-vestido de Jennifer, sobre todo en su culo.

– Se podrá decir que la película está destinada a ser un fracaso feminista por el simple hecho de optar por una premisa de rapa & revenge. Si bien aquel refrán del ojo por ojo y diente por diente y la violencia que genera aquí puede ser catártica a su manera, en realidad es emocionalmente hueca. Jennifer y sus semejantes nunca lidian con sus decisiones de acabar con la vida humana, ni tampoco procesan sus traumas. En cambio, se vuelven tan fríos e insensibles como sus atacantes.

Y ahora os toca a vosotros. Puedes votar por tu favorito en Facebook y/o Twitter. ¡Tu participación cuenta!

Más en el blog: 80 años de la “broma” radiofónica de Orson Welles