En el cine, la ciencia ficción y el terror han ido de la mano desde siempre. Entre las películas de exploración espacial de los años 50, muchas cuentan con monstruos espaciales y alienígenas hostiles, y esta sencilla premisa ha sido repetida una y otra vez durante los últimos 60 años. En cada ocasión, los cineastas han ido actualizando sus versiones de las naves espaciales, los destinos cósmicos y los rasgos físicos de los seres alienígenas, pero la premisa básica sigue siendo la misma: ¿Qué es lo que está al acecho en la profundidad del espacio?

Como hoy (20 de julio) es el «Día de la Exploración Espacial» – un día destinado a rendir homenaje a los increíbles logros del pasado y a fomentar el entusiasmo por las ventajas de la exploración del espacio que llegarán en el futuro – lo que sigue son 5 de nuestras películas de terror espacial predilectas de todos los tiempos.

FUERZA VITAL (1985)

Tres años después de POLTERGEIST, Tobe Hooper cambió las restricciones de Spielberg por la libertad de Cannon Films, viajando hasta Londres para esta historia de vampiros espaciales protagonizada por Steve Railsback, Peter Firth, Frank Finlay, Mathilda May y Patrick Stewart. Libremente adaptada de la novela de Colin Wilson, Los vampiros del espacio, Hooper optó por darle un carácter mucho más «pulp», a raíz de lo cual Wilson acabó renegando la adaptación.

Aunque fue un fracaso absoluto cuando se estrenó, sobre todo por un sinfín de reseñas que la criticaron por sus fuertes dosis de erotismo, lo cierto es que Hooper logró rodar una cinta muy perturbadora y nada que el público había visto antes. Con lo cual, no es de sorprender que hoy en día es considerada como la «otra» obra maestra del cineasta mítico.

HORIZONTE FINAL (1997)

Ahora HORIZONTE FINAL se trata de una cinta de culto tanto entre los fans del terror como entre los de la ciencia ficción. Pero cuando se estrenó, fue todo un fracaso, recuperando menos de la mitad del presupuesto de la película. La trama se centra en la nave espacial «Event Horizon» que utiliza los agujeros negros para transportarse más rápido. Uno de esos agujeros negros lleva a la nave directamente al infierno. Eso sí, la cinta tiene un legado muy importante y ha influido de forma muy directa en el videojuego «Dead Space».

SOLARIS (1972)

El director Andrei Tarkovsky hizo que Solaris demostrara que la ciencia ficción no tenía que tratarse sólo de robots y naves espaciales. A cambio, quería algo inquietante y potente. La película se centra en una nave espacial volando en torno a un planeta llamado Solaris. Cuando el Doctor Chris Kelvin recibe una llamada de socorro proveniente de una base espacial situada junto al planeta Solaris, emprende un viaje hacia lo desconocido de consecuencias imprevisibles para su futuro. Una vez en la base, comprueba que sólo hay dos supervivientes. Es una cinta de terror psicológico que te vuelve loco, y eso es precisamente lo que pretendía hacer el director.

FANTASMAS DE MARTE (2001)

FANTASMAS DE MARTE de John Carpenter fue otro gran fracaso de taquilla y llevó al director a dejar de dirigir durante mucho tiempo. Sin embargo, el fracaso de la película no se debió necesariamente a que fuera una mala película. Un año antes, tanto Planeta Rojo como Misión a Marte se habían estrenado en los cines y cuando llegó Fantasmas de Marte, el mundo quizás estaba ya algo cansado de Marte.

Debido a la superpoblación de la Tierra, el Planeta Rojo se ha convertido en una zona habitada, pero sigue siendo un lugar peligroso. Para colmo, durante una exploración se descubre que una civilización marciana que ha permanecido dormida mucho tiempo, ahora está despierta. En tal circunstancia, un pequeño grupo de policías es enviado a una lejana población minera con la misión de escoltar a un peligroso criminal.

La película tiene mucho que ver con las películas de los 80 de Carpenter y si algunas cosas se parecen a 1997: Rescate en Nueva York, puede que haya muchas razones para ello. Y es que muchos afirman que iba a ser la tercera película de esta saga, bajo el título de ESCAPE FROM MARS.

ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO (1979)

Y no podíamos cerrar esta lista de otra manera. Cuando se estrenó la segunda película de Ridley Scott, ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO, no cabía duda de que terminaría convirtiéndose en un clásico y una referencia obligada tanto para el cine de terror como para el de ciencia ficción.

De regreso a la Tierra, la nave de carga Nostromo interrumpe su viaje y despierta a sus siete tripulantes. El ordenador central, MADRE, ha detectado la misteriosa transmisión de una forma de vida desconocida, procedente de un planeta cercano aparentemente deshabitado. La nave se dirige entonces al extraño planeta para investigar el origen de la comunicación. Mientras que ALIENS: EL REGRESO era más bien una película de acción, ALIEN es una cinta llena de suspenso y terror. Cuando el Xenomorfo abordó la nave, el resto ya era historia.