En 1999, EL PROYECTO DE LA BRUJA BLAIR sembró el miedo por el mundo entero y fue un éxito absoluto en la taquilla. La película mostró al mundo lo factible que podía ser rodar una cinta de terror eficaz sin la necesidad de un gran presupuesto o estrellas taquilleras e, inevitablemente, las películas de “metraje encontrado“ comenzaron a apoderarse del mercado poco después.

Ahora, veinte años – y varias sagas de “found footage” – más tarde este subgénero no da signos de remitir aunque tan pronto como se anuncia un nuevo proyecto de metraje encontrado, muchos son los fans de terror quienes no se cortan un pelo compartiendo sus quejas en las redes sociales haciendo comentarios que sugieren que este subgénero es “un cáncer que corroe la integridad del cine”.

Mientras es cierto que la gran mayoría de estas cintas dejan mucho que desear, también cabe mencionar que ha habido algunos directores asiduos quienes han dado con formas innovadoras para contar una historia desde una perspectiva en primera persona que ofrece algo fresco y es capaz de mantener el interés de su público. Por lo tanto, hemos hurgado por los lugares más reconditos para elaborar una lista de cinco de las películas menos conocidas de “metraje encontrado” que nos alegra que “hayan sido encontradas”…..

POV : A CURSED FILM / POV: NOROWARETA FIRUMU

La huella que dejaron películas como El Proyecto de la Bruja de Blair y Paranormal Activity mostró al mundo lo factible que podía ser rodar una cinta de terror más que eficaz sin la necesidad de un gran presupuesto o estrellas taquilleras e, inevitablemente, las películas de “metraje encontrado“ comenzaron a apoderarse del mercado poco después. Una de ellas que pasó desapercibida fue POV de Norio Tsuruta y es una gran pena ya que la combinación de este subgénero con el típico terror asiático de los fantasmas de pelo largo resultó ser de lo más eficaz.

Relata como dos actrices, Mirai y Haruna, conducen un “talk show” sobre videos paranormales y reciben un inquietante video grabado en la propia escuela de Haruna. Como te puedes imaginar, los productores tienen que explotar la situación como sea y deciden acudir directamente al lugar para determinar si el video es real.

La cinta sabe crear tensión en todo momento, buscando en el espectador las ganas de continuar viéndola. La ambientación, así como alguna que otra actuación, recrea la atmósfera oscura y tenebrosa de una escuela completamente vacía, donde las paredes parecen hablar por sí solas. Esto consigue crear en nosotros un estado inquietante de tensión.

THE DEVIL’S DOORWAY

Y seguimos con una cinta inteligente y espeluznante de Aislinn Clarke.

Irlanda del Norte, 1960: El Padre Thomas Riley y el Padre John Thornton son enviados por el Vaticano para investigar los informes de un milagro -una estatua de la Virgen María llorando sangre- en un remoto asilo católico para mujeres “inmorales”. Armados con cámaras de 16mm para grabar sus hallazgos, los sacerdotes en cambio descubren un espectáculo de terror depravado de monjas sádicas, satanismo y posesión demoníaca.

Ahora que lo pensamos, incluso si no te gustan las películas de terror de “metraje encontrado footage”, creemos que aún debes darle a ésta cinta el beneficio de la duda. No te arrepentirás.

AFFLICTED

El ingenioso debut del dúo de guionistas, directores y protagonistas formado por Cliff Prowse y Derek Lee, todo un éxito en el Sitges –Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, les promete un futuro muy próspero. Como el último deseo de Derek, al enterarse de que sufre una malformación arteriovenosa cerebral, decide viajar con su amigo Cliff por el mundo entero, llevando una cámara para ir subiendo vídeos sobre sus experiencias a su blog.

Pero, estando en Europa y después de un encuentro amoroso un tanto extraño, el meta-bolismo de Derek empieza a cambiar, rechazando toda la comida pero desarrollando una fuerza sobrehumana. Desde luego, AFFLICTED es una de las pocas películas innovadoras del subgénero “Found-Footage” de los últimos años, creando una historia donde el rodaje en primera persona está más que justificado y la naturalidad de los dos protagonistas nos ayuda a empatizar con ellos, algo que siempre facilita el poder aterrorizar al público muchísimo más.

LA CUEVA

Combinando los mejores aspectos de dos películas míticas, THE DESCENT y THE BLAIR WITCH PROJECT, LA CUEVA de Alfredo Montero sigue a cinco jóvenes turistas que viajan a la paradisíaca isla de Formentera y vemos “casi” todo desde la perspectiva de uno de ellos ya que no para de grabar para ir subiendo contenido a su blog.

Mientras la película empieza documentando las típicas trastadas de cualquier joven grupo de turistas, como bañarse en pelota picada en playas exóticas y compartir historias de te-rror alrededor de una hoguera, Montero evita que sea el típico vídeo de vacaciones en familia que se ve una vez antes de guardarlo en un cajón para la eternidad.

Con un reparto de lujo, las actuaciones de las cinco protagonistas son realmente auténticas asegurándose de que cuando la cosa se pone fea al perderse en un laberinto de ca-vernas, el público siente casi las mismas emociones y miedos que ellos.

LA MALDICIÓN

Si te dejó huella EL PROYECTO DE LA BRUJA BLAIR, el “shockumentary” asiático LA MALDICIÓN es de visionado obligatorio. Masafumi Kobayashi es un periodista de fenó-menos sobrenaturales. Su último documental nunca fue mostrado al público por ser considerado demasiado perturbador para la televisión, ese famoso y ultrasecreto documental es Noroi, La maldición.

A diferencia de LA BRUJA BLAIR, esta cinta de Kôji Shiraishi cuenta con un mayor presupuesto y se nota un guión establecido y una estructura dramática mucho mejor cuidada. Toda la cinta está diseñada para llegar al público de la única manera posible: aterrorizándolo.

El uso de elementos propios del género documental da la sensación de que estás viendo un documental de verdad de manera que Shiraishi refuerza no sólo la historia en sí sino que también ayuda al público a entender mucho mejor el contexto de la historia para ha-certe pasar muy mal rato cuando llegas al final perfecto y completamente desconcertante.