Coge tu teléfono, móntate en tu bici o enciende la Playstation para recordar los viejos tiempos. ¡Es el Día de la Amistad! El día del año en el que los amigos de todo el mundo se aprecian entre sí y te recuerdan por qué son tus mejores amigos. Inicialmente establecido por Hallmark en 1919, el Día de la Amistad fue pensado como un día para que la gente celebrara su amistad enviándose tarjetas, pero en 1940 el mercado ya no existía, y acabó por extinguirse por completo.

Afortunadamente, si quieres enviar una tarjeta, enviar un mensaje de Whatsapp, crear un collage de fotos en Facebook, o ir a verlas en persona, hay una manera para que todo el mundo pueda celebrar el Día de la Amistad (hoy, 30 de julio).

Por lo tanto, ¿cómo vamos a celebrarlo aquí en DARK? Hemos preparado una lista de cinco películas de terror que muestran las amistades más conmovedoras que hemos visto nunca y que ponen de manifiesto hasta dónde puede llegar la gente a la hora de la verdad: ¿Salvar sus propias vidas o arriesgarse para salvar a sus amigos?

SIEMPRE AMIGAS (Sophie Takal, 2016)

Esta cinta se centra en Beth y Anna, dos amigas. O, al menos, lo eran. De hecho, han decidido tomarse unos días de asueto en el Big Sur para reconectar después de un periodo de envidias mutuas. Allí, no solo comienza a aflorar la auténtica naturaleza de su amistad, sino que también se pone en entredicho la identidad de cada una.

Los espectadores lo pasarán en grande comentando lo que ocurre durante la última media hora de la película, cuando Beth comienza a asumir los comportamientos de Anna como si fuera una Mujer blanca soltera busca… moderna. Takal hasta recrea esas primeras escenas «softcore», ahora con Beth. Pero la conversación se acabará tratando los temas más profundos de la cinta – el porqué la sociedad obliga a las mujeres a ser tan competitivas entre ellas.

TUMBA ABIERTA (Danny Boyle, 1994)

Danny Boyle (TRAINSPOTTING, 28 DÍAS DESPUÉS) debutaba con esta entretenida comedia negra que tiene la misma y tanta personalidad que una película gore, pero no se acerca a ese género.

Relatando una sencilla historia sobre tres amigos que comparten piso en la zona de Park Circus y cuyas vidas cambiarán para siempre con la llegada de Hugo, un nuevo y misterioso inquilino que acaba muriendo por sobredosis, la cinta está compuesta por muerte, violencia, comedia negra, el significado de la amistad, la locura, líos con bandas criminales y personajes enigmáticos, divertidos y traidores.

En resumidas cuentas, TUMBA ABIERTA no sólo es considerada ahora una película de culto, sino que junto con TRAINSPOTTING, son dos de las obras que revitalizaron, de algún modo, la creación cinematográfica británica de aquella época.

THE LOCALS: VIAJE TENEBROSO (GreG Page, 2003)

Dos amigos, Grant y Paul se lanzan a la carretera para pasar un fin de semana dedicado al surf, al alcohol y con un poco de suerte a las mujeres… Al caer la noche decidirán tomar una carretera secundaria donde se encontrarán con Lisa y Kelly, dos misteriosas chicas, que les invitarán a una fiesta. El deseo y la locura toman fuerza en la carretera, donde un peligroso juego «del gato y el ratón» comenzará a conducirlos hacia el profundo centro del mal encontrándose con… «The Locals».

Esta historia de fantasmas de bajo presupuesto desde Nueva Zelanda no va a asustar a nadie pero no es lo que se pretendía. En cambio, se convierte en una conmovedora representación de los límites a los que podemos llegar para nuestros amigos.

COHERENCE (James Ward Byrkit, 2013)

El cineasta americano James Ward Byrkit logra confundirnos con su cinta metafísica COHERENCE, llena de ideas enigmáticas, y tiene esa cosa que siempre esperamos cuando vamos al cine: el factor sorpresa.

Rodada en secuencia, en un solo lugar y con un presupuesto muy, pero muy limitado, COHERENCE cuenta la historia de un grupo de amigos en Estados Unidos que deciden reunirse para cenar y observar juntos un cometa. Una de las asistentes a la cena recuerda la famosa historia de cómo los habitantes de un pueblo en Finlandia se quedaron completamente desorientados cuando pasó la anterior cometa. De repente un cometa puede divisarse en el cielo azul quedando atónitos el resto de comensales. Nada vuelve a la normalidad y los personajes parecen salidos de sus casillas. Lo que parecía una fantasía se convierte en realidad ¿Y si esta historia volviese a repetirse?

Explorando la paradoja de Schrödinger – un experimento imaginario concebido en 1935 por el físico austríaco Erwin Schrödinger para exponer una de las interpretaciones más contraintuitivas de la mecánica cuántica – la película nos pregunta si realmente sabemos de lo que somos capaces. Y basándonos en los eventos representados en COHERENCE, parece que somos capaces de mucho más de lo que podríamos y lo que deberíamos pensar.

OTRYV (Tigran Sahakyan, 2019)

Cinco amigos, deciden celebrar la víspera de Año Nuevo en la cima de una montaña, pero en su intento quedan atrapados en un teleférico. Lo que comenzó como una fiesta de aventura, pronto se convertirá en su peor pesadilla. El frío, la altura y el miedo a una muerte lenta hacen que revelen su verdadera esencia. Compartiendo muchas similitudes con Bajo Cero de Adam Green – pero pintando un retrato mucho más oscuro sobre la amistad – las secuencias creativas de los sueños, la cinematografía aérea y los paisajes se usan con muchísima creatividad para crear suspenso e impulsar la historia entre los amigos que inevitablemente comienzan a enfrentarse entre sí.