¿Cuántas veces has visto en pantalla grande la frase “Basado en hechos reales”? ¿Y cuántas veces has dudado de que fuese verdad? La verdad es que muchas películas de miedo parecen ser demasiado descabelladas y escalofriantes para ser basadas en algo que pasó de verdad, pero no siempre es así. Y lo cierto es que más películas de terror de las que creemos se han basado en hechos reales y es realmente aterrador estar sentado en una butaca pensando que lo que estás viendo en la pantalla ha sucedido en la vida real…

Claro que las hay que exageran lo que realmente pasó, pero también hay las que se mantienen fieles a sus fuentes e incluso excluyen los detalles más morbosos. Por lo tanto, a continuación te presentamos 5 de las mejores películas de este género que tienen su origen en historias ciertas.

LA MASA DEVORADORA (1958)

Esta cinta de 1958, protagonizada por Steve McQueen, que después tuvo un digno remake, se centra en la historia de un extraño ser gelatinoso que devora a la gente. Algo que “supuestamente” ocurrió en la realidad.

No puede ser que una masa extraterrestre se haya comido una ciudad entera, ¿verdad?

Pues parece ser que esta historia está inspirada en un acontecimiento que tuvo lugar en 1950 cuando varios policías de Filadelfia dijeron que descubrieron un “disco de gelatina de dos metros de diámetro, un metro de espesor en el centro y unos 10 centímetros cerca del borde” que supuestamente cayó del cielo. Cuando intentaron moverlo, se disolvió y se quedó en algo inodoro y pegajoso. Según algunos informes, los oficiales declararon también que la masa emitía una luz y se subió a una cabina telefónica. Sea o no del espacio, nunca lo sabremos. Algunos creen que simplemente eran residuos industriales ya que había una empresa de gas muy cerca.

Pero las cosas no acaban ahí ya que dicen que este no ha sido el único caso en qué han visto una masa caer del cielo. Algunos dicen que la “gelatina de estrellas” cae al cielo cuando hay lluvia de meteoritos.

TIBURÓN (1975)

“Si abres las playas el 4 de julio será como tocar la campanilla anunciando la hora del almuerzo…” Aunque solo mueren aproximadamente 10-15 personas cada año por ataques de tiburones, esta cinta fue basada en un caso que ocurrió en Nueva Jersey en 1916 conocido como el caso “Jersey Man-eater”.

Tras la desaparición de al menos cinco bañistas, un pescador encontró restos humanos en el estómago de un escualo de más de dos metros de longitud. Pese a que aún se especula sobre si dicho tiburón fue el responsable de todas las muertes, lo cierto es que estas cesaron desde entonces.

TRAMPA MORTAL (1976)

La película trata sobre un propietario de un hotel de carretera algo psicótico que alimentaba a su mascota (un cocodrilo) con los clientes del hotel. Sin embargo, la existencia del verdadero asesino, Joe Ball ha sido debatida durante muchos años. Este individuo tenía un bar en Texas y un lugar donde había un estanque con cinco cocodrilos y cobraba a los clientes para que vieran como se comían perros y gatos vivos.

A lo largo del tiempo, empezaron a desaparecer mujeres de la zona, incluidas varias camareras del propio bar de Ball, ex-novias y hasta su mujer. En 1938 fue interrogado por la desaparición de toda esta gente y poco después se suicidó. Más tarde, un investigador encontró restos de dos mujeres en el susodicho estanque… restos que habían sido comidos por los cocodrilos.

EL ENTE (1982)

Como si el acoso sexual de los locales en PERROS DE PAJA no fuera suficiente, aquí Barbara Hershey encarna a una mujer violada repetidas veces por una misteriosa criatura invisible. Pero, según la historia real, en 1974, la californiana Doris Bither recurrió a la ayuda de los investigadores paranormales para acabar con los abusos que sufría a manos de un “ente”. Según los investigadores, ellos experimentaron fenómenos extraños dentro de la casa de la víctima tales como luces encendiéndose y apagándose y objetos que se desplazaban sin causa aparente.

THE GIRL NEXT DOOR (2007)

THE GIRL NEXT DOOR es tan dura que es una de esas cintas en la que la vida real supera la ficción. Es muy duro ver a alguien siendo torturado y violado aunque sea en una pantalla con actores. Por eso es casi imposible soportar esta cinta debido a la realidad de lo que representa. Aunque está basada en la novela de Jack Ketchum de 1989, la historia es casi idéntica a la de Sylvia Likens, una niña de 16 años que fue torturada a muerte en Indiana en el año 1965. La tortura y el asesinato fue llevado a cabo por su niñera, Gertrude Baniszewski, así como sus hijos y otros jóvenes del vecindario. Los padres de la chica trabajaban en el circo y la dejaron a cargo de la familia de Baniszewski – 3 meses antes de su muerte – por $20 por semana.

Durante estos 3 meses, Likens fue insultada, mutilada, quemada, cortada, obligada a comer sus propias heces y abusada sexualmente. Poco antes de morir, llegó a ser incontinente y al final murió debido a una hemorragia interna, shock y una hemorragia cerebral. Pero lo más fuerte de todo es que aunque Baniszewski fue condenada a cadena perpetua, ella consiguió salir bajo libertad condicional por ser un “prisionero modelo“, y hasta se ganó el apodo de “Mamá“…

Más en el blog: 5 terroríficas películas de terror basadas en cuentos de hadas