Hoy, 21 de junio, se celebra el día de la moto. Las motos y el séptimo arte siempre han formado un tándem perfecto aunque quizás poco y mal explotado. Con lo cual, a lo largo de su historia, las motos han tenido su momento de gloria en el mundo del cine – y unas cuantas veces dentro del cine de género.

Con esto en mente, toca poneros el casco para pasar un mal rato sobre el asfalto de mano de esta selección de cine sobre motos y moteros que, de una manera u otra, han servido al género para sembrar el pánico.

WEREWOLVES ON WHEELS (LA PROFECÍA DEL TAROT) (1971)

¿Qué podría ser más aterrador que una banda criminal de moteros? Pues, ¿qué tal una banda criminal de moteros transformados en licántropos?

Un grindhouse con todas las letras, una extraña secta de monjes que le rinden culto a Satán, han conseguido convertir a una banda de moteros en rabiosos hombres lobo. La lucha entre las dos bandas será mortal y Helen, una chica neutral, tendrá que escapar de este infierno.

Como curiosidad, es la cinta que se proyecta en la televisión del hotel en una de las escenas de PULP FICTION: la de Butch (Bruce Willis) y Fabianne (María de Medeiros).

PESADILLA EN LA PLAYA (1988)

Y seguimos con una cinta de terror de bajo presupuesto que narra la clásica historia de la venganza de ultratumba que se mueve durante toda su ejecución entre el género fantástico y el psychothriller, haciendo dudar al espectador de si el criminal es un fantasma en busca de venganza o solamente el psicópata de turno.

Ha pasado un año desde la ejecución en la silla eléctrica de un delincuente llamado Diablo. Durante la ejecución, Diablo promete volver a la vida para vengarse. En una población costera de los Estados Unidos, cientos de jóvenes van a pasar las vacaciones de verano. La banda de motoristas de Diablo está causando estragos y además un misterioso motorista, cuyo rostro esconde tras un casco, está electrocutando a varios jóvenes. Un ex futbolista y su novia se dedicarán a investigar tras la muerte de un amigo.

Si queréis asesinatos, bandas, motos, un enmascarado y mucha fiesta en la playa esta es la película idónea para estas calurosas fechas.

PSYCHOMANIA (1973)

Tom es el líder de una banda de motociclistas conocida como Los muertos vivientes. Su madre es una médium, y Tom descubre que junto a ella puede visitar el Más Allá. Él y su banda intentarán probar su teoría cometiendo una serie de suicidios extraños.

Mezclando clásicos de Ozploitation como MAD MAX y STAR DRIVE-IN con LA NARANJA MECÁNICA, aderezado con un sinfín de toques de serie B típicos de los ’70 y ‘80, PSYCHOMANIA es toda una oda a la exageración violenta de su época.

MOTOR PSYCHO (1992)

En esta película de 1992, nada más empezar esta lasciva road movie, ya queda expuesto con claridad las constantes que conforman el universo cinematográfico de Russ Meyer: sexo, violencia, humor, carretera y rock’n’roll. En esta cinta tres motociclistas se lo pasan bien violando y matando sin piedad. Cuando violan a la mujer de un veterano de Vietnam, él les persigue junto con Cajun, una mujer a cuyo marido mataron…

Como curiosidad, esta cinta de serie B es una de las primeras en mostrar al público a un actor  que se mete en la piel de un veterano de Vietnam perturbado. Además, su director y guionista, que empezó como fotógrafo de la revista “Playboy”, es uno de los directores favoritos de Quentin Tarantino.

YO COMPRE UNA MOTO VAMPIRO (1990)

Llegamos al mundo bizarro. Dirigida por Dirk Campell relata como un espíritu maligno se encarna en una moto y, tras ser comprada y arreglada, revelará su auténtica naturaleza y buscará vengarse del motero que causó su muerte.

Es una surrealista película de terror de serie B con humor de lo más negro que promete lo que el título esboza y, gracias a su raro y curioso intento de llevar el vampirismo a otro terreno es una cinta esencial en la videoteca de cualquier amantes de las cintas serie B a Z…