Conforme el Coronavirus se sigue propagando, lo que despierta los temores de una pandemia mundial, gente de todo el mundo está tratando de hacer todo lo posible para protegerse. Si bien la mayoría estamos limitándonos a lavarnos las manos un poco más, hay una madre muy preocupada que ha tomado una serie de medidas extremas para prepararse para lo peor.

Jemma Reed, de Australia, se ha dedicado a acopiar comida y medicamentos durante todo un año por si el virus acabara sembrando el caos en el país. Aunque Jemma no cree que el virus llegue al punto en el que tenga que depender de estas medidas de supervivencia, dice que «con tres hijos uno nunca podrá estar lo suficientemente a salvo».

A parte de llenar cinco de sus despensas, con «alrededor de 50 kilos de arroz y 50 kilos de lentejas», también tiene almacenadas medicinas y armas – todas ellas legales. Con un hijo que padece de TDAH (trastorno de déficit de atención con hiperactividad), y dado que muchas empresas importan medicamentos procedentes de China, le preocupa que su hijo se quede sin medicamentos si las fronteras no se vuelven a abrir pronto. Dice que ha almacenado el mínimo necesario: «150 cajas de Panadol, 150 cajas de aspirinas, 150 cajas de Nurofen, antibióticos y vendas», así como inhaladores antiasmáticos.

Jemma reconoce que quizás se haya pasado un poco: » Nos hemos exagerado un poco» en cuanto a las semillas de verduras y las peceras que ha comprado últimamente.

Tras haber visto «todas las películas sobre los apocalipsis de zombies«, Jemma y su marido le han dado muchas más vueltas a su preparación que la mayoría de los australianos, basando su preparación en todo lo que se puede intercambiar. Por lo tanto, han almacenado comida, medicinas y tabaco, e incluso han fundido joyas por si necesitan canjear plata y oro. Aunque se ríe de su plan de supervivencia, dice que «es mejor prevenir que lamentarse» añadiendo «después de todo, todo lo que tenemos se puede usar aunque no ocurra nada con el coronavirus al final».

Otros australianos han acudido a las páginas de Facebook especializadas en cómo sobrevivir ante la amenaza del Coronavirus, una de las cuales es administrada por la directora de cine, Dianne Regan. Ella publicó un video de ella misma comprando unas cuantas máscaras de respiración N96 y reconoció que: «Cuando fui a comprar las máscaras… me sentí un poco loca… estoy un poco más asustada que la mayoría de la gente… Esperamos que Australia salga bien, pero si no, es mejor no arriesgarse porque tengo un niño con una inmunidad baja».

Regan también ha empezado a plantar tomates, lechugas, cebollinos, menta, apio, albahaca y pimientos con el fin de disponer de verduras frescas en caso de que se produzca lo peor: «Es curioso, siempre hemos querido tener una huerta». Parece que el anuncio del coronavirus ha servido como el incentivo que necesitaban.