En los últimos años, los desafíos virales han mostrado una doble cara, con propuestas que se popularizan por su carácter solidario o benéfico y otras por entretenimiento. Lamentablemente, muchos de los susodichos desafíos atentan contra el sentido común, algunas veces resultando en consecuencias peligrosas y hasta fatales. El último de ellos que ha generado cierta alarma social por inducir a la muerte ha sido en forma de un Creepypasta conocido por el nombre de Momo, que en realidad es el nombre del protagonista de este desafío viral.

El rumor que corría sobre Momo decía que es un ser sobrenatural y maligno y el «reto de Momo» es una forma de ciberacoso en plataformas como WhatsApp, YouTube y hasta en juegos online como «Minecraft», que se apoya en mensajes amenazantes para convencer a potenciales «concursantes» de contactar con uno de los varios números telefónicos de «cuentas de Momo» para después obligarles a hacer pública información personal (doxeo) y/o participar en actividades realmente peligrosas, como tomar pastillas, apuñalar a otras personas e incluso suicidarse. De hecho, se suelen citar historias de muertes reales detrás de las cuales estaba el desafío viral. Dado las formas de amenazas, el reto ha sido comparado al «Reto de la ballena azul» que se trataba de un desafío del mismo estilo en el cual los participantes eran llevados a hacerse daño a sí mismos y cometer suicidio.

La historia Momo comenzó como una leyenda urbana soñada en un subreddit creepypasta pero a mediados del 2018 se convirtió en fenómeno mundial después de que un periódico indonesio escribiera que una niña de 12 años se había suicidado después de participar en un desafío. De manera similar, otros medios de comunicación indios informaron de dos muertes por suicidio de personas que supuestamente participaron en el mismo.

En su momento, algunos medios sí que advirtieron sobre el desafío, pero muchos otros simplemente lo ignoraron dando por hecho que era «un bulo más» que circulaba online ya que faltaba documentación oficial, y Parent Zone, una organización de seguridad digital con sede en el Reino Unido, dijo que no existía evidencia de muerte relacionada directamente con Momo.

A pesar de los avisos de algunos medios, el “pánico” volvió a encenderse hace poco este año cuando un departamento de policía en Irlanda compartió otra advertencia en Facebook ya que Momo estaba llegando a los móviles de adolescentes en los patios de los colegios. Dado la velocidad del internet hoy en día, Momo se apoderó de la World Wide Web en una cuestión de horas, dejando el mundo entero asustado, sobre todo a padres preocupados por si sus hijos iban a tomar los mensajes en serio. Aquí La Guardia Civil ha avisado de que más allá de una broma podría tratarse de un caso de ciberdelincuencia y pide no picar mientras la Policía Nacional ha advertido contra el fenómeno que se expande día a día especialmente entre adolescentes.

¿Pero Momo es real o es un bulo más?

Por supuesto que no es real y en realidad, la foto de su inquietante cara se trata de escultura de un ‘ubume’ creado por Keisuke Aisawa en la compañía de efectos especiales ‘Link Factory’. La escultura que se encuentra expuesta en el museo Vanilla Gallery de Tokio, dedicada al arte moderno y que muchas veces recoge muestras inspiradas por el miedo. Y, por si todavía tienes alguna duda, ese ubume es tan famoso, que se pueden encontrar un sinfín de imágenes de personas que se han fotografiado con la obra.

Con lo cual, el peligro del reto de Momo realmente reside en repetir rumores sin una sola prueba sólida. Y justo por ese motivo, YouTube ha optado por eliminar cualquier rastro de anuncios sobre Momo, y desmonetizar todos los contenidos que incluyan el tema del desafío entre sus contenidos.