Sam Raimi es uno de los cineastas más singulares y arriesgados de las últimas tres décadas. De pequeño hizo varios cortos en formato Super 8 junto a sus amigos (Josh Becker, Scott Spiegel, Ivan Raimi y Bruce Campbell) y poco después, tras haber reunido 1.600 dólares, Campbell y Raimi rodaron un corto que acabaría siendo el germen de la saga Posesión Infernal. Se trataba de «Within the Woods».

Raimi logró convencer al dueño de un cine para proyectar el corto en un pase junto a The Rocky Horror Picture Show y, gracias al éxito de la cinta, Posesión Infernal – una de las obras más innovadoras del género de cine B – se convertiría en una realidad 3 años más tarde .

Caso en cuestión: Raimi nunca ha tenido miedo de arriesgarse, de probar algo nuevo, brindando al público un sinfín de clásicos de culto ingeniosos. Para celebrar su 60 cumpleaños (23 de octubre), aquí en Dark hemos recopilado una selección de sus mejores cintas dentro del género de terror.

ARRÁSTRAME AL INFIERNO

Después de completar su trilogía de Spider-Man, Raimi volvió a sus raíces con una una película original que dejó a los críticos y al público con una sonrisa de oreja a oreja: Christine Brown es una ambiciosa apoderada de un banco, y su trabajo consiste en tomar decisiones duras: conceder préstamos hipotecarios. Un buen día, una misteriosa anciana acude al banco para pedir un hipoteca, pero Christine se la niega y la señora pierde su casa. Decide vengarse y le manda la maldición de la lamia, convirtiendo su vida en un autentico infierno.

Muchos comparten la opinión de que Arrástrame al infierno es la cinta (con la clasificación «PG-13») mas aterradora de todos los tiempos, y con razon ya que es una acertada combinación del ácido humor negro característico de Raimi, el terror sobrenatural y unos momentos un tanto asquerosos e inquietantes.

 

DARKMAN

Antes de que existiera la trilogía de Spider-Man, Raimi estaba trabajando en una historia de superhéroes mucho más oscura y retorcida: Liam Neeson es un científico que pierde su rostro y adquiere la capacidad de transformarlo en los de otras personas, lo que usa convenientemente contra los culpables de su situación. Esta pequeña obra de culto heroico ganó el premio a Mejor Director en Sitges y fue un presagio de las futuras obras maestras de Raimi. Se trata de una obra ingeniosa que ya demostraba el talento del director para combinar la acción con una narrativa fuerte y grandes personajes y su amor por los efectos prácticos de la vieja escuela.

 

POSESIÓN INFERNAL

Esta clásica cinta de Raimi envía a un grupo de estudiantes universitarios a una cabaña aislada donde una grabación de un conjuro demoníaco despierta fuerzas malvadas que las poseen y las matan uno tras otro.

Crear una película de terror que se acaba recordando como un diamante en bruto durante décadas después de su estreno no es ninguna hazaña fácil, pero partiendo de ahí lograr crear una franquicia que es amada por toda una comunidad y que sigue igual de vivo hoy en día es el sueño de cualquier cineasta.

 

TERRORÍFICAMENTE MUERTOS

Terroríficamente Muerto es de las pocas cintas, cualquiera que sea el género, que ha logrado sobrepasar a su predecesora, disfrutando de bastante más gloria que la original. Eso se debió en parte a la sabia decisión de Sam Raimi de rodar un «mini remake» de la película original para los primeros 15 minutos de la secuela, no sólo para crear un punto de partida más fuerte (ya que la mayoría de la gente no había visto POSESIÓN INFERNAL) pero también para abrir el telón de la forma más brutal que los fans del terror habían experimentado hasta la fecha.

Los resultados fueron tan eficaces que Matt Ford de la BBC sostuvo que se encontraba “entre las películas más visualmente inventivas, implacables, y originales jamás creadas”. Y que razón tenía ya que, entre el vertiginoso uso de la cámara y la fórmula mágica que descubrieron en la sala de montaje, consiguieron elaborar una de las mayores colecciones de sustos auténticos en la historia, y en su propia manera una de las mejores películas de cualquier género.

 

EL EJÉRCITO DE LAS TINIEBLAS

Desde el icónico desenlace de Terroríficamente Muertos , los fans de Raimi estaban ansiosos por ver a Ash luchando contra hordas de monstruos en tiempos medievales. De hecho, esto siempre ha sido parte del mito original de Posesión Infernal. Raimi nunca tuvo el presupuesto o el apoyo para realizar sus sueños hasta que Darkman se convirtió en un «pequeño»éxito.

Con su fórmula ganadora El Ejército de las Tinieblas resultó ser la cinta que mejor define el estilo de Raimi; una película con mucho humor absurdo, un ritmo incansable, movimientos de cámara imposibles, notas de terror y detalles cercanos al cómic. ¡Saluda al rey, muñeca!