Si en la cinta original conocíamos por primera vez a esos zombies, en «EL AMANECER» les veíamos por primera vez en color, y además, por fin eran llamados como tal. La cinta tuvo problemas para estrenarse en Estados Unidos, pero no en Italia, donde el cine de género estaba en pleno auge con la explosión del giallo. Parece mentira pero hoy hace 41 años que la película de Romero se estrenó por primera vez en el país transalpino. Para celebrar el aniversario de una de las cintas clave de la historia del cine de terror, hemos recopilado una selección de curiosidades que quizás desconocías sobre ella.Un 2 de septiembre de 1978, una década después del estreno de La noche de los muertos vivientes del mítico George A. Romero, se estrenaba en cines italianos una secuela fantástica, que sin lugar a dudas estuvo a la altura de la original.

Dario Argento y George Romero son admiradores el uno del otro. Cuando Argento supo que Romero quería rodar LLa noche de los muertos vivientes , le invitó a Roma para que escribiera el guión sin distracciones, algo que le llevó tan solo 3 semanas. Argento fue el primero que leyó el guión y no hizo ningún cambio. Pero le proporcionó la mayor parte de la banda sonora a cambio de los derechos para poder editar la versión europea de la cinta.

Al final la cinta se rodó en el centro comercial de Monroeville durante el invierno de 1977 y 1978, con un pequeño descanso de tres semanas por la temporada de Navidad (que se utilizaron para rodar otras escenas). El rodaje comenzaba a las 10 de la noche, poco después de que el centro comercial cerrase, y acababa a las 6 de la madrugada, para que diese tiempo a recoger todo antes de que abriese a las 9 de la mañ Hordas de fans siguen visitando aún el centro comercial para ver el lugar donde se rodó la película.

La noche de los muertos vivientes se rodó en blanco y negro, pero esta vez el maestro de los efectos Tom Savini eligió el color gris para los zombies. Savini dijo más tarde que esto fue un error, porque al final muchos parecían azules en la pelí También cabe destacar que muchos de los actores que daban vida a los zombies de la película, realmente tenían miembros amputados.

La tienda de armas que aparece en la película nunca estuvo en el Centro comercial Monroeville. Romero rodó esas escenas en una tienda de armas en el centro de Pittsburgh y más tarde editó el metraje para que pareciese que estaba dentro del mismo centro comercial de Monroeville.

Muchos de los actores que interpretaban a los zombies se solían emborrachar en un bar nocturno llamado Brown Derby que estaba en el centro comercial. Una noche robaron un carrito de golf y se estrellaron contra una columna de mármol, causando 7.000 dólares de daños.

Gaylen Ross se negó a gritar en la pelí En cierta ocasión Romero le dijo que gritase, y ella consideraba que Fran era un personaje femenino muy fuerte, y que si gritaba perdería esto. Nunca más volvió a pedirle gritar.

Romero fue amenazado con recibir una calificación X si no recortaba ciertas escenas de la peli. El director no quería quitar nada, además, estaba en contra de la calificación X ya que ésta tenía el estigma de estar enfocada para la pornografía. Finalmente, consiguió convencer a los distribuidores de que estrenaran la película sin calificación y con una advertencia que decía que no había sexo en la película, pero que dado a su carácter violento, no la podían ver menores de 17 años.

En 2004 se estrenaba un remake de la cinta bajo la dirección de Zack Snyder. George A. Romero decía que la película tenía sus pros y sus contras: «Fue mejor de lo que esperaba», dijo. «Los primeros 15 o 20 minutos fueron estupendos, pero acabó perdiendo su razón de ser. Al final se desarrolla como un videojuego. Y no me dan miedo las cosas que vienen corriendo hacia mí de esa forma; Es como «Space Invaders». Le faltaba algo de subcontexto ya que el producto final me pareció bastante frívolo»…