Por lo general, todos tenemos una lista de deseos, incluso si sólo está dentro de nuestras cabezas. Una lista que consiste en nuestros objetivos, nuestras intenciones de hacer realidad nuestros sueños y aprovechar al máximo el poco tiempo que tenemos en esta Tierra.

Pero en caso de que no tengáis una lista propia, aquí en DARK queremos ayudaros a formular una lista hecha a medida para cualquier amante de todo lo relacionado con el cine de terror y lo macabro. A continuación, encontrarás una selección de 5 de los destinos imprescindibles que todo fan de terror tiene que visitar antes de que llegue a su destino final.

LA CASA DE LA MATANZA DE TEXAS (Kingsland, Texas)

Con los valores familiares cuestionados a diario, es bueno saber que hay una familia que siempre se mantendrá unida, incluso con todo ese asunto del canibalismo. En Kingsland, Texas, un edificio destaca por encima de los demás. ¿Cómo olvidar la mansión de los horrores donde Leatherface cometió sus asesinatos en LA MATANZA DE TEXAS? Hoy en día, el edificio se ha reconvertido en un restaurante, Grand Central Cafe, aunque por fuera conserva el mismo aspecto que en la legendaria película.

EL MUSEO DE LA MUERTE (Hollywood, California)

El Museo de la Muerte alberga la mayor colección de objetos relacionados con la muerte en el mundo. Sin lugar a dudas una atracción no apta para los estómagos más débiles, los visitantes podrán ver fotografías de las escenas del crimen de Charles Manson, la cabeza guillotinada del asesino en serie, Henri Landrú, mejor conocido como Barba Azul, así como las espeluznantes fotos de La Dalia Negra. El museo también alberga una gran colección de bolsas para cadáveres y ataúdes, réplicas a tamaño real de máquinas de tortura, instrumentos de autopsia, animales taxidermizados y muchísimo más!

Pero las cosas no acaban ahí ya que también ofrece una serie de proyecciones de los vídeos que usaba la secta ufológica “Heaven’s Gate” para reclutar gente o la macabra “Traces of Death”, que consiste en su mayoría de archivos y grabaciones reales de lesiones graves y muerte. Entre las secuencias que vienen en Traces of Death está la del suicidio del político estadounidense Budd Dwyer (1939-1987), el bombardeo de la plaza del mercado de Sarajevo que mató a casi 100 personas, puestas en escena de niños muertos, un ciclista aplastado por un autobús y un hombre siendo devorado por leones en Wallasee (Angola) en 1975.

UN PASEO POR ELM STREET ((Hollywood, California)

¿Sueñas con una aventura de terror? Entonces, ¿por qué no dar un paseo por Elm Street? … bueno, en realidad se llama Genessee Avenue. Allí podrás visitar la casa de Nancy y luego cruzar la calle para ver la casa de Glen (Johnny Depp). Después, puedes tomar unas fotos de la escuela o visitar la cárcel donde filmaron las escenas de la sala de calderas de Freddy. Y luego, puedes completar tu día con un viaje al Instituto Kaja, donde Nancy se dio cuenta que podía sacar a Freddy hacia el mundo real para darle la bienvenida a su mundo. Después de recorrer tantos buenos recuerdos, te tocará volver al hotel para echar una buena siesta … ¡o tal vez no!

BOSQUE HOIA BACIU (Cluj-Napoca, Rumania)

¡Olvídate de la Bruja Blair! El Bosque HOIA BACIU es conocido como el Triángulo de las Bermudas de Rumania y considerado como el bosque más embrujado del mundo. Los valientes que se han atrevido a adentrarse en el bosque afirman haber experimentado estados inexplicables de náuseas, una fuerte ansiedad o una extraña sensación de sentirse observado y, en algunas ocasiones, incluso ha habido casos de inexplicables sarpullidos o quemaduras en sus cuerpos. Pero se convirtió en toda una atracción turística a raíz de un sinfín de avistamientos de ovnis. Desde principios de los años 60 son muchas las historias que hablan de grupos que se han adentrado en el bosque avistando desde extraños objetos en el cielo hasta lo que parecen ser sonidos inexplicables. Un lugar que hoy se ha convertido de peregrinaje para investigar los susodichos fenómenos.

LA ISLA DE LAS MUÑECAS (Xochimilco, México)

No hay nada más espeluznante que una plétora de muñecas asquerosas mirando fijamente a tu alma. Según las leyendas, se dice que esta isla está poseída por el espíritu del antiguo dueño de la isla, Julián Santana Barrera que decidió colgar muñecas ahí para apaciguar el espíritu de una niña que se ahogó en un río cercano. Además de centenares de muñecas colocadas por todas partes, la isla también tiene un museo con algunos artículos de periódicos locales sobre la isla y el dueño anterior. También tienes hasta una tienda y tres habitaciones, una de las cuales parece haber sido utilizada como dormitorio. En dicha habitación te encontrarás con la primera muñeca que Santa Barrera recogió, así como Agustinita, su muñeca favorita. La única manera de llegar a ella es mediante “trajinera” y la mayoría de remeros están dispuestos a transportar personas a la isla, pero hay quienes se niegan debido a supersticiones.

¡Eso si! Si te atreves a visitar la isla, asegúrate de llevar una muñeca para añadirla a la colección….