Viajar en el tiempo es un concepto intrínsecamente divertido.Y es que ¿quién no ha soñado alguna vez con meterse dentro de la cabina de teléfono de Bill y Ted o llegar a 88 millas por hora en el DeLorean de Marty McFly para darse un paseo por la época jurásica o jugar un partido de “Uncharted 23” en la Playstation 56 superslim con su bisbisbisbisbisnieto?

Es un temático muy habitual en el cine ya que permite a los personajes visitar el pasado para ver dónde hemos estado o saltar al futuro para ver hacia dónde se dirige el mundo y la sociedad. Pero no es siempre diversión y juegos, tratando de evitar los avances sexuales de tu madre adolescente por ejemplo. A veces, los guionistas y directores emplean los viajes en el tiempo como un mecanismo para crear historias terroríficas, y a menudo funciona inquietantemente bien, ya que es una técnica narrativa que ofrece un sinfín de posibilidades y ofrece al público aún más razones para tener miedo.

Sin más preámbulos, hoy en DARK hemos querido recopilar una lista de 5 películas de viajes por el tiempo y bucles temporales imprescindibles que quizás no hayas visto.

LOS PASAJEROS DEL TIEMPO (1979,  Nicholas Meyer)

La ópera prima de Nicholas Meyer (STAR TREK II: LA IRA DE KHAN, STAR TREK VI: AQUEL PAÍS DESCONOCIDO) relata como el escritor HG Wells (Malcolm McDowell) se ve obligado a usar su máquina del tiempo para perseguir a Jack el Destripador (David Warner) en el San Francisco contemporáneo.

Si bien es una película más bien liviana y no se atreve a entrar de cabeza en el subgénero del slasher, el personaje de Warner crea unos momentos inquietantes gracias a sus comentarios sobre la peligrosa nueva era.” El mundo me ha alcanzado y me ha superado … Hace 90 años, yo era un bicho raro.Hoy soy un simple aficionado.”

Aunque la cinta fue rodada ya hace casi 40 años, es una obra maestra atemporal que sigue conservando su encanto.

Por si te interesa una versión actualizada de la historia, se hizo un remake en forma de serie de televisión con el mismo nombre que se empezó a emitir el año pasado por la cadena ABC en los EEUU.

LA CASA DEL FIN DE LOS TIEMPOS (2013, Alejandro Hidalgo)

Combinando la estética gótica de Guillermo del Toro con la metafísica, esta película atmosférica, inquietante, conmovedora y hermosa del venezolano Alejandro Hidalgo se convirtió en la cinta de terror más taquillera en su país natal.

En 1981, el personaje principal, Dulce (Ruddy Rodríguez), descubre a su marido muerto por una herida de arma blanca en el sótano de su casa “encantada”. Como no hay más sospechosos, ella es arrestada, declarada culpable y encarcelada durante 30 años por el asesinato. Después de tantos años, el tribunal acaba sentenciándola a un arresto domiciliario permanente en la escena del crimen.

La historia cambia entre la Dulce moderna y la del pasado en el tiempo justo antes del asesinato, junto con los fenómenos sobrenaturales y aterradores que los aquejan. Los sustos no son nada pioneros ya que Hidalgo recurre a los golpes típicos en la noche, pero por alguna razón, quizás por una historia muy sincera, todo resulta mucho más espantoso de lo que debería ser.

Al final, las dos historias convergen de maneras interesantes, y nos conducen hacia una conclusión satisfactoria, ingeniosa y emocional. En pocas palabras, todo el terror que sufrimos valió la pena.

MILLENIUM (1989, Michael Anderson)

Basada en una historia corta de John Varley, uno de los grandes nombres de la literatura de ciencia-ficción americana, MILLENIUM relata cómo dos aviones de pasajeros colisionan poco antes de tomar tierra en el aeropuerto de Minneapolis. Pero antes del choque se produce una explosión, y uno de los copilotos descubre que antes de esa explosión todos los pasajeros ya estaban muertos.

Es una cinta que funcionó bastante mal cuando se estrenó, pese a estar dirigida por el gran Michael Anderson (LOS DESTRUCTORES DE DIQUES, 1984, LA FUGA DE LOGAN). Aun así, como era de esperar, se ha convertido en una cinta de culto, no sólo porque hace gala de lo más extremo de la estética de los gloriosos años 80 sino porque lo hace sin complejos y a lo grande. Aunque si es cierto que llega a ser algo caótico hacia el final, esto es un problema que hemos encontrado en un sinfín de películas que abarcan el mismo subgénero, y la verdad es que poco más se le puede pedir a una cinta de estas características.

PRIMER (2004, Shane Carruth)

PRIMER cuenta la historia de cuatro hombres que construyen dispositivos incomprensibles. Gracias en parte a un accidente, y en parte a su propia pericia, dan con un mecanismo que les permite tener poderes, consiguiendo así todo lo que quieren. Este hallazgo podría cambiar el mundo, aunque también pondrá a prueba las relaciones existentes entre sus inversores.

Rodada con escasos medios pero aprovechándolos a tope, Shane Carruth logró crear quizás la mejor película indie hasta la fecha sobre viajes en el tiempo y las paradojas y asimetrías que estos desencadenan. A pesar de su presupuesto ínfimo, un reparto muy reducido y pocos escenarios, PRIMER resultó ser un estimulante y reposado thriller gracias a la esencia del guión que nos sumerge en la emoción de dos personajes inteligentes, pero que aún conservan la debilidad humana por lo material y utilitario y la manera en cómo se estructura una historia tan compleja… Un imprescindible rompecabezas moral que te cautivará de principio a fin.

BLOOD PUNCH (2014, MadellainePaxson)

Si te gustó Milo Cawthorne como el metalero enamorado que inicia, por accidente, un apocalipsis mundial en DEATHGASM, estamos seguros de que disfrutarás del actor en BLOOD PUNCH en la cual es atraído hacia un triángulo de amor peligroso que comienza a tomar una serie de giros sobrenaturales, impactantes y espantosos. Una mezcla por partes iguales de ATRAPADO EN EL TIEMPO de Harold Ramis, PROJECT ALMANAC de Dean Israelite y TRIANGLE de Christopher Smith, esta desafiante historia sobre la repetición metafísica atrapa tanto a los personajes como al público en un laberinto realmente desafiante. ¿Podrás resolver el enigma?