Nadie se imagina la historia de terror que es viajar en el Metro hasta que se sube en hora punta.

Millones de personas viajan a diario en los Metros de todo el mundo para trasladarse a sus trabajos, escuelas, hogares… Pero además, en cada estación ha surgido un sinfín de historias de las que son protagonistas gente común, que por alguna razón sufrieron alguna desgracia, la misma que se ha contado de boca en boca hasta convertirse en leyendas subterráneas y que se han vuelto parte del folclore del metro.

Como suele ser el caso, los cineastas de terror han explotado estas historias “supuestamente” reales para convertirlas películas realmente aterradoras ya que somos tantos que usan el metro a diario. Por lo tanto, hoy en DARK, te presentamos cinco de las mejores películas que se desarrollan un uno de los lugares más inquietantes del cine de terror: los túneles del metro.

EL VAGÓN DE LA MUERTE (2008, Ryûhei Kitamura)

El maestro del terror ochentero Clive Barker firma la historia en la que se basa esta cinta dirigida por el japonés Ryûhei Kitamura. La acción se desarrolla en las profundidades urbanas del metro de Nueva York, con Bradley Cooper en la piel del fotógrafo que sufrirá en sus carnes las pesadillas de Barker.

Kitamura demuestra una fabulosa inventiva visual a la hora de recorrer los claustrofóbicos vagones de tren en los que ocurre la mayor parte de las sangrientas muertes, causadas por “El Carnicero” (Vinnie Jones) que debería estar en el salón de la fama de los mejores asesinos de la historia del cine. Es una película que siempre nos pasa por la cabeza antes de coger un metro, algo que indica que es una película que ha dejado su huella para siempre.

CREEP (2004, Christopher Smith)

CREEP supuso el debut en la gran pantalla del británico Christopher Smith, que luego rodará otras películas como TRIANGLE, BLACK DEATH o SEVERANCE.

La cinta empieza con dos trabajadores del alcantarillado de Londres descubriendo un nuevo túnel, aventurándose en él y siendo atacados por una criatura. Pero CREEP no es para nada sólo un “MonsterMovie”; también es el viaje iniciativo de Kate, el personaje principal, y su transformación. Se nos presenta en un principio como una persona frívola y hedonista que sólo mira por sí misma, y a lo largo de la cinta se tendrá que enfrentar a varias pruebas y superarlas, saliendo transformada de las mismas. Por lo tanto, si te gustó el cambio radical del personaje de Shauna Macdonald en THE DESCENT estamos seguros de que disfrutarás de este debut de Smith de la misma manera.

END OF THE LINE (2007, Maurice Deveraux)

Esa cinta muestra uno de los usos más sorprendentes e inusuales de los elementos de terror en el metro. Dirigida por el cineasta canadiense Maurice Deveraux, END OF THE LINE cuenta la historia de los pasajeros del metro que luchan por sus vidas contra un grupo de fanáticos religiosos que intentan salvar a la humanidad del inminente Armagedón…matándolos. Todo cobrará “algo de” sentido cuando lo veas.

THE TUNNEL (2011, Carlo Ledesma)

Nunca, nunca más querrás pararte cerca de un túnel de trenes otra vez después de ver esta joya de bajo presupuesto. Sigue a una periodista y su equipo de grabación mientras se aventuran en el subterráneo abandonado debajo de Sydney con la esperanza de encontrar una gran historia. En cambio, encuentran algo absolutamente aterrador y, para resumir, nunca volverás a dormir.

Situado debajo de las calles de Sídney en los túneles del metro en desuso, el primer largometraje de Carlo Ledesma es un falso documental del terror ambientado en el año 2008, cuando el gobierno del Sur de Nueva Gales acaba de desechar un plan para utilizar el agua de los túneles abandonados del tren subterráneo, debajo de la estación St. James de Sídney. Con los rumores al posible encubrimiento por parte del gobierno y las leyendas urbanas sobre esa repentina marcha atrás, un grupo de periodistas encabezados por Natasha Warner se adentran en el misterioso laberinto subterráneo en busca de una historia, hasta que la historia los encuentra a ellos.

Aunque la gran mayoría estamos algo cansados de tanto “found footage”, Ledesma logra crear una cinta realmente espeluznante en un sub-género tan saturado. Y eso no es ninguna tarea fácil, sobre todo cuando estamos hablando de una película financiada por un Crowdfunding de solo 36.000 dólares australianos.

SUB-HUMANOS (1972, Gary Sherman)

Los caníbales en este relato ambientado en el metro de Londres incitan compasión entre el público. Descendieron de los trabajadores ferroviarios victorianos que fueron enterrados vivos durante la construcción y se adaptaron al canibalismo y la endogamia para sobrevivir. Al final, es la indignación y el dolor de la muerte de su amante caníbal lo que impulsa a “El Hombre” a emprender una campaña homicida.

Entre esa versión trágica de los caníbales y el elemento humorístico que añade el papel de Donald Pleasence, nos resulta extraño que esta joya infravalorada no aparezca en más listas de las mejores películas sobre caníbales.

Como curiosidad, Pleasence comparte una escena con Christopher Lee, haciendo la película aún más apetecible ya que Lee fue la primera opción de John Carpenter para hacer el papel de Dr. Loomis en LA NOCHE DE HALLOWEEN.